Ingredientes:

– 1/2 kg de patatas
– 1/2 kg de berenjenas
– 1/2 kg de pimientos verdes
– 1 kg de tomates maduros
– 4 dientes de ajo
– 1/2 L. de aceite de oliva
– 1 cucharadita de azúcar
– Perejil
– Sal
– Pimienta
– Huevos

Procedimiento:

Pelar las patatas, pasarlas por agua y cortarlas en rodajas de un centímetro. Lavar bien las berenjenas y, sin pelar, cortarlas también en rodajas, ponerlas en una escurridera y espolvorearlas con sal; dejarlas una hora, aproximadamente.

Escaldar los tomates en agua hirviendo durante un rato para que la piel salte más fácilmente, pelarlos y picarlos pequeños.

Mientras, en aceite caliente, freír las patatas, salpimientarlas y colocarlas ordenadamente en una cazuela de barro.

Pasado la hora, secar las berenjenas (que ya habrán soltado el agua) con un paño de cocina; en el mismo aceite de las patatas, freír las berenjenas, escurrir bien y colocarlas sobre las patatas.

Bajar un poco el fuego y freír los pimientos, lavados, quitado el péndulo y semillas y troceados, removiendo con cuidado para que no se quemen. Escurrir y poner en la cazuela sobre las berenjenas. Salpimentar.

Quitar un poco de aceite de la sartén, si vemos que es excesivo; rehogar a fuego lento los ajos y perejil finamente picados y, cuando empiecen a tomar color, agregar los tomates ya preparados. Dejar cocer a fuego medio, removiendo a menudo, poner sal y una cucharadita de azúcar. Cuando la salsa esté en su punto, verter por encima de las verduras. Adornar con rodajas de huevo duro bien finas. Servir al gusto (caliente, tibio o frío).

Receta elaborada por Begoña Márquez (Mallorca)