Ingredientes:
Para 4 personas
– 1 bote de conserva de tomate de la temporada pasada (si no tenemos, podemos usar un tomate grande)
– 1 pimiento verde
– 3 dientes de ajos morados
– Aprox. 200 gr. de pan campero
– 600 ml. de Agua de Manantial
– Aceite de oliva virgen extra
– Dos cucharadas soperas
– Sal
Procedimiento:
Si no tenemos conserva de tomate, pelamos los tomates y los troceamos a pequeños cachitos. Hacemos lo mismo con el pimiento y picamos los ajos. Reservamos.
Cortamos el pan en rebanadas de unos 2cm, y reservamos.
Ponemos a calentar el aceite en una olla de metal o de barro y cuando este caliente añadimos el tomate, los ajos, el pimiento verde y un poquito de sal, y dejamos pochar poco a poco, sin prisa y sin que llegue a cogerse. Cuando empiece a calentarse el sofrito, añadimos ½ vaso de agua y dejamos que se siga cociendo. Cuando este bien pochado añadimos el resto del agua, unos 2 vasos y medio y dejamos hervir durante unos 5 minutos.
Después del hervor añadimos el pan poco a poco, ya que el limite lo tenemos que medir “a ojo”, hasta que se empape todo el caldo. No tiene que “bebérselo” todo. Dejamos cocer unos minutos más, y listo.