Ingredientes:
– Calabacín
– Limón
– Aceite
– Sal

Procedimiento:

Se lava el calabacín con piel y a continuación se corta en rodajas muy finas. Estas rodajas se colocan en un plato plano y grande, se rocían con zumo de limón y aceite y, por último, se le añade la sal.