Descripción del proyecto

La Frubense, S.L. es una empresa, situada en la localidad granadina de Benalúa, que desde el año 2006 se dedica al secado, envasado y comercialización de tomate, pimiento, berenjena, calabacín y melocotón.

Rogelio siente una gran inquietud por hacer cosas nuevas y, a pesar de ser un producto poco conocido, poco a poco se va abriendo mercado, como él mismo nos dice: “el ecológico, el que lo prueba una vez, lo busca”.

Rogelio Pérez Hernández, artífice de esta iniciativa, sembró un año tomates para su consumo en fresco, la comercialización no fue cómo esperaba y pensó en la posibilidad de secarlos, como a él le gustan tanto, ¿por qué no a los demás? Así fue cómo empezó a investigar en las posibilidades de crear una empresa de transformación basada en el secado y deshidratación de hortalizas y frutas como el melocotón, cultivado con mucha tradición en su comarca, y del que él mismo tiene una finca ecológica. Contando con los conocimientos de su abuela y de su suegra, informándose aquí y allá, encargó un túnel de secado a Francia a la medida de sus necesidades. Empezó con el secado de tomate convencional, después introdujo el secado de tomate ecológico y finalmente, desde el año 2006 sólo trabaja con verduras y frutas ecológicas, de mayor calidad y con más continuidad en la venta, siendo las hortalizas con las que trabaja de una cooperativa ecológica de Almería. Para Rogelio trabajar en ecológico es una gran satisfacción y le llena más que el producto convencional que tenía peor calidad. A pesar de que la materia prima sale algo más cara, aunque no mucho más, tiene muy poco destrío ya que prácticamente no se pudren. Los exquisitos productos de La Frubense se pueden encontrar en varias organizaciones de la FACPE, tales como El Encinar, La Ortiga y Almocafre; además de ecotiendas a nivel estatal, prácticamente sin intermediarios.