Descripción del proyecto

Una de las grandes ventajas que Jesús aprecia es que el/la consumidor/a valora el producto, tiene nombre y apellidos, siendo una gran satisfacción que el producto sea valorado. Entre las deficiencias, que todavía hay poco consumo ecológico pudiendo ser el precio uno de los limitantes.

Jesús Centeno se inicia en la agricultura ecológica a finales de los años ochenta, cuando decide irse al campo, como una forma de buscar alternativas.

En la finca El Pozuelo, situada en Jabujo y de unas 16 has de superficie, encontramos nogales, castaños, alcornoques y olivos, acompañados de la flora y fauna propia del Parque Natural de la Sierra de Aracena y picos de Aroche. El principal producto que Jesús comercializa son las nueces, proceden de árboles que, aunque no son autóctonos, son muy resistentes, por ello, en su manejo Jesús no realiza ningún tratamiento. Los árboles se riegan por pie de mayo o junio a septiembre, se podan cada 2 ó 3 años y se labran con bestias cada 4 o 5 años. La recolección la realiza entre octubre y noviembre en nogales que pueden estar en producción unos 50 años. Jesús, con la intención de cerrar ciclos, maneja un pequeño rebaño de ovejas, unas 40 cabezas, que aportan su estiércol y ayudan al control de las hierbas mediante el pastoreo.

Motivado por vivir donde vive, aprovechar los recursos naturales buscando el equilibrio y ser consecuente con todo ello, le llevan al manejo ecológico como alternativa; además Jesús era militante del movimiento ecológista y conocía la Asociación C.A.A.E. lo que le animó a certificarse con un organismo de control y poder ofrecer más garantía de los productos.

Las nueces de Jesús Centeno podemos encontrarlas en algunas tiendas y bares del Parque Natural y en La Ortiga y Almocafre, desde hace más de una década; Jesús las almacena en la finca, de forma que están disponibles para nuestrodisfrute durante todo el año.