El pasado 27 de Octubre, un grupo de personas de nuestra cooperativa y de la ONG Ingeniería Sin Fronteras, visitamos las instalaciones de la empresa familiar y artesanal Sol y Tierra, dedicada a productos derivados de la apicultura.

Situada en Encinasola, dentro del Parque Natural “Sierra de Aracena y Picos de Aroche”, entre encinas, alcornoques, castaños, fresnos, jaras, tomillos… Nos recibieron Teresa y Chema que son l@s apicultor@s y gerentes de esta empresa.

Nos mostraron el ciclo de las abejas obreras, zánganos y reinas, así como éstas dan cohesión con sus feromonas a la colmena. Además, nos contaron cómo es la organización dentro de la colmena y cómo aplican el tratamiento contra la varroa con ácidos orgánicos y los distintos productos que extraen como mieles, pan de abeja y polen fresco, un estupendo reconstituyente natural.

Entre las muchas cosas que nos contaron, nos llamó la atención una afirmación de Chema, que nos contaba que al ser las primaveras cada vez más cortas, los picos de calor más frecuentes y fuertes, les crea problemas de taponamiento en las celdillas de las colmenas, permitiendo así que se salga la miel y por tanto pérdidas en la producción. En su opinión, en unos 10 años tendrán problemas para poder servir sus mieles.

Teresa nos guio al Cuartel de las Flores, antigua casa de carabineros, que eran de las fuerzas españolas encargadas de la vigilancia de las costas y fronteras, así como el control del contrabando, debido a su cercanía con Portugal. Hoy convertido en Aula de la Naturaleza.

Enviamos desde aquí nuestro agradecimiento  a Sol y Tierra, por recibirnos con tantas atenciones y por hacernos llegar estos productos tan respetuosos con el medioambiente, buenos para la salud y el corazón, que podremos obtener en nuestra Cooperativa.