Desde nuestro compañerxs de la PALT (Plataforma Andaluza Libre de Transgénicos) nos llega este informe.

El 25 de Marzo del 2015 la Alta Cámara de Recursos de la Oficina Europea de Patentes (EPO  por  si  siglas en  inglés)  ratificó una  interpretación inaceptable de  la  ley  actual de patentes: aunque los procesos para la mejora convencional no pueden ser patentados, las plantas y animales resultantes de estos procesos sí son patentables.

La EPO ya ha concedido varios miles de patentes sobre  plantas y semillas. Estas patentes  son  un  abuso  de  la ley de patentes, diseñada para tomar
el control de los recursos necesarios en nuestra vida diaria.

Simplemente una descripción de características generales puede convertir a las plantas y animales en supuestas invenciones monopolizadas por las patentes. Muchas  de las patentes y aplicaciones de patentes están basadas en la biopiratería, que privatiza la biodiversidad que proviene de los países del sur. En la mayoría de los casos,  estas  patentes  cubren toda la cadena de valor desde la reproducción hasta la cosecha de la comida y producción de alimentos.

Este  abuso  permite  a  unas  pocas  empresas  controlar  los  recursos básicos necesarios para nuestra vida diaria.

De acuerdo con informes recientes, solo cinco compañías controlan el 75 por ciento del mercado de maíz de la UE, y el mismo número de compañías controla el 95 por ciento del mercado de semillas de hortalizas de la UE.

Hay grupos particulares que obtienen inmensos beneficios con estas patentes: empresas como Monsanto, Dupont, Syngenta, que cada vez presentan más patentes sobre semillas.

Las patentes sobre plantas y animales fomentarán una, aun mayor, concentración del mercado, haciendo que los agricultores y otros actores de la cadena alimentaria sean más y más dependientes de tan solo unas pocas grandes empresas multinacionales.

Como consecuencia, estamos poniendo en riesgo tanto nuestra seguridad alimentaria global como la soberanía alimentaria regional.

¡Los políticos europeos tienen que actuar ahora!. Como primer paso, los Estados Miembros de la Oficina Europea de Patentes (EPO) deberían tomar la iniciativa en el Consejo de Administración, que es la asamblea que representa a los Estados Miembros de la EPO.

A medio plazo, debería cambiarse la Ley Europea de Patentes para excluir de la patentabilidad todos los procesos de mejora y material de reproducción, plantas, animales, recursos genéticos, rasgos nativos y alimentos derivados.

Más información en el informe “Patentes en plantas y animales, hora de que los políticos europeos actúen”